Delishus

Éntrele, güerita

Cupcake de oreo
¡Salud! Digo, provecho.

Estaría mintiendo si les contara que siempre he tenido estómago de sibarita y que el buen comer me caracteriza desde la cuna. Once añitos tenía cuando me puse a dieta la primera vez, orillada por una situación que he intentado traer de vuelta al presente en repetidas ocasiones, sin éxito. Siete años después, a los dieciocho, mis papás me internaron en una clínica especializada en desórdenes alimenticios. Poco me importa aceptarlo. A estas alturas de mi vida no tengo nada que esconder (y juro por Anne Sexton que no soy tan predecible como la última frase de este párrafo introductorio).

Que quede claro que éste no es un post inspiracional. Mucho menos un acto de valentía o huevos por haberme atrevido a «salir del clóset» de l@s torturad@s por la talla cero. La historia es más complicada de lo que parece. A veces duele todavía. Pero tampoco quisiera ponerme de pechito para hacer de estas líneas una especie de acto de conmiseración o, peor aún, un rollazo digno de un discurso para el Club de los Optimistas.

Éntrele, güerita es una sección del blog dedicada a celebrar a todos los que tenemos buen diente. A hablar de aquello que durante años me atormentó y que ahora trato de disfrutar al máximo, sin el estúpido látigo que antes venía incluido en el menú. Si bien me considero aficionada al vino y a los restaurantes cuyo objetivo es ofrecer una experiencia –casi minutada– de la A a la P (del amuse-bouche al petit four), creo que también me he educado en el arte de encontrar changarros, corredores gastronómicos y bares que sirven tragos memorables.

Esta sección está pensada para que disfruten, experimenten y prueben un poco de todo conmigo. Me emociona saber que lo que alguna vez debilitó mi autoestima, es lo mismo que me ha convertido en una mujer dispuesta a partir su plenitud en rebanadas y consumirla sin culpas pendejas. Porque al final, si algo he aprendido en esta vida, es que un buen campechano con chile morita es amor. ¿Rigo qué?

Next on Éntrele, güerita, first review: Colicchio & Sons. NYC.

Anuncio publicitario

2 comentarios sobre “Éntrele, güerita

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s